El pasado martes 23 tuvo lugar en la sede de ASCEGA un encuentro con Gonzalo Iglesias, candidato al Senado por C’s, donde este político y farmacéutico, nacido en Celanova pero coruñés de corazón tras más de 20 años trabajando en nuestra ciudad, reivindicó la utilidad de una Cámara ‘baja’ -a escasos días de unas inciertas elecciones generales- y la necesidad de una segunda transición en España: la que nos lleve a una depuración y regeneración de los políticos.

De estos y de otros muchos temas se habló en este encuentro donde el presidente de ASCEGA, Alfonso Salazar, se transmutó en un entrevistador políticamente incorrecto, lo que no supuso que Gonzalo Iglesias rechazase ninguno de los ‘guantes’ que aquél le fue lanzando.

Tres pilares, nos dijo, caracterizan la acción política del posible Senador, tres características que le han acompañado desde que fue primero concejal en su pueblo natal y, posteriormente, diputado provincial en Orense por el CDS: Diálogo, Tolerancia y Libertad.

Esto hace que a problemas como el de Cataluña, como receta, primero anteponga el diálogo hasta sus últimas consecuencias y, finalmente, se guarde el apoyo a medidas coercitivas para cuando no quede más remedio.

La Libertad (en mayúsculas) fue otro de los temas de reflexión. Ante la tesis de Salazar sobre si verdaderamente existe una libertad del individuo o nos estamos plegando a una ‘libertad’ colectiva donde sólo podemos elegir entre lo que el Estado nos permite y lo que al Estado le interesa (como tener que cotizar obligatoriamente a una seguridad social aunque decidamos no utilizar sus servicios), Iglesias, muy coherente, reconoció que la única libertad que él defendía era la que hacía frontera con la libertad del otro.

Defendió Iglesias el Senado como la verdadera cámara de representación territorial que le gustaría que fuese pero, a la vez, reconocía con valentía que ciertas instituciones menos cuestionadas que la propia Cámara Alta, como Diputaciones y pequeños Ayuntamientos deberían desaparecer o, al menos, racionalizarse.

¿Estado de Bienestar? Pregunta capciosa que Salazar complementaba con la afirmación «Me parece que hoy, en España, hay mucho ‘Estado’ y poco ‘Bienestar’» y la conversación de Gonzalo Iglesias se centró en la necesidad de reducir la administración, el número de funcionarios y poner a los autónomos en el lugar que les corresponde como creadores de riqueza y empleo.

Y lo decía con conocimiento de causa, como autónomo que le ha visto las dos caras a una moneda que ya no está en su poder desde que cumplió 61 años.

Quizá eliminando la financiación pública a los partidos políticos, ajustando los salarios a la productividad de los empleados (incluso el SMI) y dejando de ‘repartir’ prebendas y subvenciones sin ton ni son, afirmaciones que nos lanza el propio Gonzalo, estaríamos más cerca de garantizar un sistema de pensiones digno en un futuro, algo que, actualmente, con los problemas demográficos que tenemos y con la fórmula ‘de reparto’, nos obliga a ser cotizantes durante más de 35 años para aspirar a cobrar una incierta -pero cada vez más mermada- cantidad de dinero público que, en muchos casos, se acabará asemejando a la pensión no contributiva (o renta básica) a la que tendrán derecho aquellos que no han cotizado lo suficiente (bien porque no les apetezca hacerlo, o bien porque el mercado laboral no se lo haya permitido).

Gonzalo Iglesias es político por convicción, no por profesión. Alguien que tiene la experiencia profesional y vital suficiente para que sus opiniones merezcan ser oídas. Sobre todo en una institución que se remonta etimológicamente y hace referencia a la sabiduría de los ‘senex’ y, en esta ocasión debemos concluir, que el futuro senador, una institución de la política centrista gallega, sin ser viejo ya es sabio. 

 


ASCEGA participa en el programa "Catalizador de Oportunidades de emprendemento xove transfronterizo" (acrónimo LIDERA)

Biopsia Liquida ONCOMET

Evento Re-Cuerda #byASCEGA

Evento Re-Conoce #byASCEGA

Evento Re-Emprende #byASCEGA

Suscríbete al Newsletter!

Términos y Condiciones
(por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras, sin preguntas, sin molestias!)