En unos días, en medio de la canícula veraniega propia de la mayoría de las regiones de España, y con una audiencia prevista muy importante, incluso para un programa del que ya se ha hecho spoiler, Antena 3 entregará el mayor premio de la historia de la televisión en España: más de 6 millones de euros…

Y el Sheriff de Nottigham estará ahí para llevar a su amo, Juan sin Tierra, la mitad.

Los Lobos, marca no registrada (deberían planteárselo), bajo la cual se presentan en nuestras casas cada atardecer Manu, Erundino, Valentín y Alberto, se repartirán la otra mitad, unos suculentos 750.000 € para cada uno, que serían la envidia de cualquier trabajador.

Pero lo cierto es que, en este caso, no ha sido el azar el que les ha hecho merecedores de este premio y tampoco, para conseguirlo, han tenido que exponer sus vidas privadas al escrutinio de la audiencia. Más bien todo lo contrario: han trabajado mucho, y durante más de dos años (el 99 % del tiempo fuera de plano), estudiando, preparándose, renunciando a otras actividades profesionales, arriesgándose a quedar fuera de juego en cualquier momento, en definitiva, se han esforzado.

Y, como en las películas mafiosas, una vez que han logrado desenterrar el tesoro y están sacando la cabeza a la superficie cargados con el cofre lleno de oro y piedras preciosas, se encuentran un señor malencarado de traje oscuro que, apuntándoles a la cabeza con una pistola, les pide que depositen en sus manos lo que tanto les ha costado conseguir, cosa que ellos hacen sin rechistar quedándoles la satisfacción de que “podía haber sido peor”, de que podrían estar muertos.

Cabizbajos y manchados de tierra, caminan hacia sus casas pensando en cuál debería ser su futuro, y todos llegan a la misma conclusión:  “Así no vale” “No vuelvo a jugar nunca más a esto”.

Y no nos referimos a Los Lobos de ¡Boom! quienes, seguramente, sientan también cierta impotencia por lo que les ha ‘quitado’ el sheriff, sino a todos los empresarios que ponen ganas y esfuerzo a raudales cada día en sus proyectos y que sólo ven montañas cada vez más altas que escalar.

Cuando una madre autónoma o pequeño empresaria tiene que sincerarse con sus hijos para decirles que las cosas no van tan bien como parecen pero que está segura de que pronto habrá alguna mejoría, que algún gobernante sensato se dará cuenta de que premiar el esfuerzo de los que se arriesgan es mucho mejor que esquilmarlos, sabe que sólo está siendo sincera a medias. Si tiene experiencia, lo único que acaba viendo en sus álbumes de recuerdos políticos son promesas incumplidas y mucha desilusión.

Y entonces a ella (y a todos) nos entra la duda razonable ¿vale la pena cumplir con una legalidad que no es justa? ¿Es posible, incluso, poder hacerlo aunque nos lo propongamos? ¿Habrá una cabaña para mí en el bosque de Sherwood?

Pero esa madre autónoma, que quiere seguir mirándole a los ojos a sus hijos y le gustaría conciliar el sueño (algo más) y dejar los sobresaltos para las películas de miedo, cual ovejilla asustada, intenta seguir adelante, hacer lo que le mandan, poner a salvo lo poco que le queda y, dejando a un lado los pensamientos ético-libertarios que siempre defendió como principios, vuelve al final de cada día a un redil donde ser ‘esquilada’ (sinónimo de ‘esquilmada’ en el lenguaje de las ovejitas) «que siempre es mejor -piensa ella- que correr la suerte de otros tiernos corderitos autónomos» esos que en menos de un año dejan de existir devorados por unos ‘lobos’ que nada tienen que ver con los esforzados concursantes de ¡Boom!

Es el ‘silencio de los corderos’ el que permite al ‘Lobo’ asesinar ilusiones emprendedoras en serie.

Si en algo valoras el esfuerzo que estás haciendo para que tu negocio siga abierto, sobre todo y por encima de todo… NO TE CALLES.

Si todos ‘balamos’ juntos y muy fuerte, lograremos alejar (un poquito al menos) a esos lobos malos que siempre nos esperan agazapados para ‘robarnos’ -a golpe de decreto- las pocas o muchas pepitas de oro que hayamos conseguido encontrar hundiendo nuestras manos en la tierra, una y otra vez, hasta hacerlas sangrar.

 

En La Coruña a 27 de junio de 2019


ASCEGA participa en el programa "Catalizador de Oportunidades de emprendemento xove transfronterizo" (acrónimo LIDERA)

Biopsia Liquida ONCOMET

Evento Re-Cuerda #byASCEGA

Evento Re-Conoce #byASCEGA

Evento Re-Emprende #byASCEGA

Suscríbete al Newsletter!

Términos y Condiciones
(por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras, sin preguntas, sin molestias!)