EDITORIAL

Qué fue primero ¿El huevo o la gallina? ¿El drogadicto o el camello? ¿Las oposiciones o los funcionarios?

Da igual, lo cierto es que si se convocan miles de plazas de funcionarios saldrán de debajo de la tierra decenas de miles de opositores que aspiren a una de ellas. Y con todo el derecho del mundo, faltaría más. Cada uno es libre de desperdiciar su vida como quiera (incluso podría ser peor, podrían opositar a autónomos).

El caso que nos ocupa hoy no es el del ‘drogadicto’, ni siquiera el del ‘camello’, sino el del ‘narco’, ese que ‘compra’ la tranquilidad y los votos regando el país de plazas públicas (la mayoría de ellas innecesarias) con el fin de adormecer a decenas de miles de ciudadanos que, mientras estén preparando esas oposiciones para un puesto de trabajo fijo, que la mayoría jamás conseguirá, no estarán dedicados a protestar, a innovar, a exigir, a buscarse la vida (esto último algo siempre subversivo y que suele acabar mal).

Un Estado que pretenda sustentarse en clases pasivas (políticos, pensionistas, parados, funcionarios y similares) muy pronto, al mirarse al espejo, se enfrentará a un reflejo que recordará a tiempos de muros, martillos, hoces y similares. Feo, muy feo.

Cuando la demagogia nos invade y se nos habla del envejecimiento de la administración, del menor porcentaje de funcionarios por habitante que España tiene en relación a otros países europeos y, por supuesto, de los necesarios médicos, profesores y policías, siempre nos ocultan que, en esas oposiciones, los administrativos, auxiliares administrativos, técnicos, subalternos son, en verdad, el grueso de las plazas de funcionarios que se están convocando para ministerios, universidades, ayuntamientos y, especialmente para comunidades autónomas como la nuestra.

Leer más...

Votar puede ser sinónimo de ‘saltar’ y también de ‘echar fuera a alguien’, sólo hay que cambiar la ‘V’ por la ‘B’.

Y es posible que en noviembre, en España, no pase ni una cosa ni la otra.

Saltar con entusiasmo por ir de nuevo a otras elecciones creemos que no va a hacerlo ni el que espera sacar algún rendimiento de ello, y echar a los que están del lugar en dónde están mucho nos tememos que va a ser un camino de ida y vuelta (mismos escaños con personajes similares).

Con este panorama, el autónomo y pequeño empresario (especialmente los ya curtidos tras unos años de lucha sin cuartel) deberán levantarse todos los días, lavarse la cara, ponerse la careta de ‘todo bien’ y salir a la calle a responder la sempiterna pregunta ¿Qué tal todo?

Pero la realidad es que las cosas para esos autónomos con experiencia no pintan muy bien. Y puede que al finalizar el año, y de cara a 2020, vayan todavía peor (gane quien gane las elecciones en noviembre).

En primer lugar porque el mundo sigue girando. En Cataluña leerán con atención la sentencia del Supremo y, tanto los políticos catalanes que están en prisión como los que están haciendo ‘turismo’ por Europa, moverán cielo y tierra para que su situación cambie… piense el resto de España lo que piense.  

Mientras alguno se desperezaba todavía de las fiestas navideñas, en enero de este 2019 -que ya enfila sus últimas etapas-, el Catedrático de Estructura Económica y nuestro ‘Pepito Grillo’ económico patrio por excelencia, D. Santiago Niño-Becerra, escribía «…se percibe imposible seguir el ritmo que han posibilitado las inyecciones de anfetas en el sistema financiero.» «…existencia de un exceso de capacidad productiva, algo ya conocido, debido a la imposibilidad del consumo para mantener su nivel de demanda.»

Lo anterior (y mucho más), escrito como constatación de las premisas de su último libro “El Crash. Tercera Fase” donde augura que eso que llamamos crisis, no sólo no se ha ido sino que deberíamos aprender cuanto antes a vivir en ella, porque va para largo.

Y, como regalo de reyes, nos hacía una sugerencia -entre otras- muy llamativa «Recuerden que camareras/os y conductoras/es de vehículos de transporte de personas son fuentes de información muy fidedigna de lo que sucede en el día a día en la calle».

Si queremos escuchar y poner atención, tanto a lo que digan camareros, taxistas, políticos o catedráticos, será sólo nuestra decisión, pero deberemos asumir las consecuencias y no ‘alegar’ desconocimiento como la última vez.

Supuran todavía heridas, deambulan cuerpos llenos de frescas cicatrices y no acaban de marchitarse las flores de cientos de tumbas… y, sin embargo, para muchos, España va bien, España ya vuelve a jugar en la Champions League de la economía mundial. En fin.

Doce, tan sólo una docena de años han necesitado los que mueven los hilos invisibles que nos manipulan, que nos obligan, que nos dejan inertes y que, tantas veces, nos ahorcan para hacernos creer que lo que sucedió sólo fue producto de nuestra imaginación.

Nadia Calviño, ministra de Economía, en una entrevista concedida a La Voz de Galicia y publicada el pasado 25 de abril, afirma que es el momento de subir impuestos.

-Frente a las propuestas de la oposición de bajar impuestos, usted ha defendido que es el momento de subirlos. Sabe que no es una afirmación muy popular...

-Subir impuestos nunca es una política deseable, ni popular….Cuando se dice que bajando impuestos se va a aumentar la recaudación, la realidad es testaruda: la última reforma fiscal que adoptó el Gobierno anterior supuso una pérdida de ingresos de 15.000 millones de euros.

Ya está bien de parapetarse en la amenaza de los recortes sociales. Como si el dinero de las pensiones, la sanidad y la educación saliese de una máquina metida en un oscuro sótano a la que sólo hay que pedirle que se ponga a fabricar.

El dinero real lo generan las clases activas, no las pasivas. Y en estas últimas debemos de incluir también a los funcionarios y, muy especialmente, a los políticos.

Son los empresarios, autónomos y emprendedores primero, y los trabajadores después, quienes están siendo sistemáticamente esquilmados por aquellos que conforman el grupo de los ‘pasivos’, personas que nunca arriesgan nada y, por tanto, nunca pierden nada.

El Estado de Bienestar se ha convertido en el ‘bienestar’ para los que trabajan para el Estado y, todavía más, para los que lo dirigen (sean estos del color que sean). Mientras, la clase media, otrora pujante e ilusionada, se ha ido diluyendo en España cual azucarillo en un inmenso y oscuro café.

Hablemos de lo nuestro, de lo cercano. De la vuelta al cole, del fin de las vacaciones, de la cuesta de septiembre, de los atascos y de lo mucho que cuesta llegar a fin de mes también en octubre.

O hablemos de lo de otros, de lo lejano. Del no gobierno, de la precariedad, de los inmensos beneficios empresariales de las multinacionales que no pagan impuestos en España, de los migrantes (que acabarán mutando en inmigrantes o emigrantes, que para ‘pasarlas canutas’ da lo mismo) y hablemos de si tendremos que usar pasaporte para ir a ver a la reina… de Inglaterra.

Ya hemos establecido el contexto, ya hemos hablado de lo cercano y de lo lejano. ¿Y ahora qué?

Pues nada, todo sigue igual que antes de hablar de ello. Parece que en esta leve pendiente hacia la ‘Neo Crisis’ no hay mutaciones, seguimos avanzando impulsados por la gravedad (de la situación).

Empieza una nueva temporada (no sólo futbolística) y al pequeño comerciante de cualquier ciudad, las cuentas no le cuadran. Lo mismo le pasa al autoempleado que se buscó la vida por su cuenta porque nadie le daba otra opción. Y también zozobra aquella startup que mucho prometía pero a la que el dinero de sus inversores no alcanzó para cumplir esa promesa.

Mucho nos tememos que la falta de dinero en los bolsillos de los consumidores se va a notar más este otoño (tanto que nos va a parecer invierno) y que eso va a recrudecer la competencia mutándola en una competición desleal en la que gana el que mete antes que el otro la mano en los susodichos bolsillos por muy tiesos que estos estén. Y mucho nos tememos también que serán, de nuevo, los grandes quienes se lleven el gato (o la cartera) al agua.

En unos días, en medio de la canícula veraniega propia de la mayoría de las regiones de España, y con una audiencia prevista muy importante, incluso para un programa del que ya se ha hecho spoiler, Antena 3 entregará el mayor premio de la historia de la televisión en España: más de 6 millones de euros…

Y el Sheriff de Nottigham estará ahí para llevar a su amo, Juan sin Tierra, la mitad.

Los Lobos, marca no registrada (deberían planteárselo), bajo la cual se presentan en nuestras casas cada atardecer Manu, Erundino, Valentín y Alberto, se repartirán la otra mitad, unos suculentos 750.000 € para cada uno, que serían la envidia de cualquier trabajador.

Pero lo cierto es que, en este caso, no ha sido el azar el que les ha hecho merecedores de este premio y tampoco, para conseguirlo, han tenido que exponer sus vidas privadas al escrutinio de la audiencia. Más bien todo lo contrario: han trabajado mucho, y durante más de dos años (el 99 % del tiempo fuera de plano), estudiando, preparándose, renunciando a otras actividades profesionales, arriesgándose a quedar fuera de juego en cualquier momento, en definitiva, se han esforzado.

Y, como en las películas mafiosas, una vez que han logrado desenterrar el tesoro y están sacando la cabeza a la superficie cargados con el cofre lleno de oro y piedras preciosas, se encuentran un señor malencarado de traje oscuro que, apuntándoles a la cabeza con una pistola, les pide que depositen en sus manos lo que tanto les ha costado conseguir, cosa que ellos hacen sin rechistar quedándoles la satisfacción de que “podía haber sido peor”, de que podrían estar muertos.

"En esta Champions League de las economías mundiales, España es la que más partidos gana, la que más goles marca y la menos goleada”

José Luis Rodríguez Zapatero. Septiembre de 2007.

“No hay un desplome”, sino una “reducción y una desaceleración suave”, con lo que “no hay riesgo de recesión”

Fernando González Laxe. Marzo de 2019.

El coordinador del Foro Económico de Galicia, economista de prestigio y ex presidente de la Xunta, seguro que conoce muy bien la cantidad de frases que se le atribuyen a Winston Churchill y, aunque no se podría afirmar con total seguridad que las palabras utilizadas para titular este artículo hayan salido alguna vez de la boca del gran político inglés, a nosotros nos sirven para recordarle que las conclusiones extraídas, a modo de titulares periodísticos, en la presentación del último informe de coyuntura socioeconómica, referido a Galicia, que dicho Foro acaba de publicar son, cuando menos… estadísticas.

La estadística según el diccionario de la RAE es el “Estudio de los datos cuantitativos de la población, de los recursos naturales e industriales, del tráfico o de cualquier otra manifestación de las sociedades humanas” por lo que, en sí misma, no es peligrosa. Lo que hace letal a la estadística es que apuntala previsiones futuras con datos pasados y, como alguien dijo, “el futuro ya no es lo que era”.

Que cada uno saque sus propias conclusiones al leer el informe (que adjuntamos más abajo) del Foro Económico pero, por nuestra parte, sólo queremos decir que las similitudes entre las frases de dos ex presidentes, cuando menos, nos preocupan.

La única certeza -si es que hay algo cierto en las profecías- que en ASCEGA llevamos grabada ‘a fuego’ es de nuevo la que sí esgrimió Sir Winston ante la Cámara de los Lores hace unos cuantos años cuando dijo aquello de “no tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor” .

En breve veremos quién tenía razón, si Winston o Laxe. Nos encantaría que fuese este último y no tener que volver a formar parte de ninguna desgraciada ‘estadística’ como nos acabó pasando tras jugar los primeros partidos de la Champions y perder en todos por ‘goleada’.

Enlace al artículo publicado en el Ideal Gallego el 29/03/2019, cuyo titular reza "El Foro Económico garantiza que no existe riesgo de recesión en Galicia":

https://www.elidealgallego.com/articulo/economia/foro-economico-garantiza-existe-riesgo-recesion-galicia/20190328195734401663.html

Enlace al "Informe de Coxuntura Socioeconómica I / 2019" publicado por el Foro Económico de Galicia, coordinado por Fernando González Laxe:

https://drive.google.com/file/d/15ZCCt74tp8z83ea_lRlCB4YzbL-p2sOe/view

ASCEGA participa en el programa "Catalizador de Oportunidades de emprendemento xove transfronterizo" (acrónimo LIDERA)

Biopsia Liquida ONCOMET

Evento Re-Cuerda #byASCEGA

Evento Re-Conoce #byASCEGA

Evento Re-Emprende #byASCEGA

Suscríbete al Newsletter!

Términos y Condiciones
(por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras, sin preguntas, sin molestias!)