Primer artículo de la serie de relatos de nuestro asociado Barry Baguley (Estudiaringlésya).

El alumno (casi) perfecto

Si hubiese dicho ‘perfecto’ tal vez habría sido demasiado, en fin la perfección no existe, aparentemente.

El otro día tuve una reunión, mis expectativas eran que sería un formato bastante similar a muchas otras reuniones que mantengo, sin embargo ésta fue diferente.

No sería prudente por mi parte mencionar nombres, pero sí que puedo confirmar que se celebró en Santiago de Compostela.

Yo soy un parlante de inglés nativo, nací ahí, crecí ahí… y ahora estoy aquí. Además hablo castellano razonablemente bien (siempre ayuda tener una madre española, precisamente coruñesa), por lo que en España y países que hablan castellano me pongo a hablar en su idioma y no en inglés. 

Resulta que con quien me senté en dicha reunión habló un inglés excelente, levantando por mi parte el interés en saber dónde lo había aprendido. Mi pregunta recibió una respuesta bastante elaborada. Hice algunas preguntas más y al llegar al final de la conversación me di cuenta de que tenía que escribir sobre dicha reunión.

Se puede decir, en resumen, que mis preguntas consistían sobre todo en saber qué métodos ha utilizado y qué hacer para mantener un nivel de inglés tan alto como segundo idioma. Y esto es lo que me dijo:

“En primer lugar, si puedes estudiar en un grupo, una academia o incluso con clase particular, pues hazlo. Si no te llega el dinero para pagar las clases, busca o incluso crea grupos dónde vives para practicar, y así es gratis.” (Indicar que un ejemplo es buscar grupos de inglés en www.meetup.com

Esto probablemente os resulta un consejo obvio, y en la mayoría de los casos tendrás 3 horas de formación en inglés semanal en tu ciudad o pueblo, que en la realidad es muy poco tiempo para dedicarse a estudiar o mejorar tú inglés. 

Pero ahí la conversación no se acabó, mi cliente continuó con unos cuantos consejos para seguir una buena práctica, y para que sean fáciles de entender a continuación he puesto sus ideas en una lista:

• Cambiar tus dispositivos como el teléfono móvil a ingles.

• Cambiar todos los programas en el ordenador a inglés, por ejemplo el Office.

• Ver tele, los programas que sea posible, en inglés.

• Disfrutar de películas en versión original.

• Leer periódicos en inglés y libros de negocios también en inglés.

• Incuso ha configurado su Xbox y todos los juegos para que pueda jugar siempre en inglés.

• En el coche al ir y venir del trabajo escuchar audio en inglés – sobre todo novelas, y también música. (En su caso son hasta 90 minutos al día.)

 

Por mi parte debo reconocer que estaba impresionado y su nivel de inglés claramente demostró dos cosas muy importantes: primero, que toda esta práctica le ha jugado un papel clave en llegar a tener un buen nivel de inglés, y la segunda, y posiblemente la más importante, esta persona es un ejemplo perfecto de cómo se puede integrar inglés en su vida diaria sin sacrificar otras cosas. Además te ayudará a abrir la mente, ganar nuevos conceptos y convertirte en una mejor persona… o por lo menos, en mi opinión.