Hace más de un mes de aquél día de San Isidro en el que la sede de ASCEGA se llenó de políticos (unos más que otros).

Si algo caracterizó al debate fue la confirmación palmaria de que ‘la  copia  no sustituye al original’ y que, en lo que tiene que ver con la representación de Marea Atlántica, hubiéramos preferido que el alcalde no se pusiese de perfil delegando en su Primera Teniente de Alcalde, la cual, por cierto, pretendió reencarnarse en el cónsul romano Julio César y hacer suyo el “Veni, vidi, vici” sin darse cuenta de que debería haber venido puntualmente (cosa que no hizo) para quedarse hasta el final (cosa que tampoco hizo), debería haber tenido un poco más de ‘vista’ y darse cuenta de que las elecciones son todavía el próximo año y que debatir el  ‘estado del municipio’ es también reconocer lo que no se ha hecho (incluso lo que se ha hecho mal) y que muy pocas veces se ‘vence’ sin convencer (cosa que no logró hacer ni con los que tuvieron a bien votar a su opción política hace tres años y se quedaron literalmente ‘plantados’ cuando ella, María García, se levantó y se fue).

Rosa Gallego, José Manuel García y Avia Veira (PP, PSOE y BNG), sin embargo, estuvieron, incluso podemos decir que ‘estuvieron a la altura’. Debatieron, intentaron transmitir a los más de cincuenta asistentes que se dieron cita esa mañana en ASCEGA que la ciudad ‘importa’ (y que les importa) y, además, fueron respetuosos con lo que significa la libertad de expresión y  de pensamiento al margen de quién sea el que exprese o piense.

Aunque el título elegido para convocar a concejales y público era muy rimbombante “Modelo de ciudad de vanguardia para el siglo XXI” se había hecho con intención. Era más un desiderátum, un anzuelo que pretendía alertar sobre lo que no somos, una trampa dialéctica en la que todos cayeron (los que estuvieron suficiente tiempo en la sede de la asociación para ello).

Desde las diferentes ideologías o posicionamientos políticos, Rosa, José Manuel y Avia reconocieron que no les gusta la ciudad en la que La Coruña se ha convertido, y en eso, por desgracia, coincidieron plenamente con todos los intervinientes (socios y amigos de ASCEGA) que, libremente, con vehemencia pero sin impertinencia, al expresar sus opiniones, bien parecían futuros vecinos de los concellos limítrofes.

Fue José Joaquín Francisco Cesáreo Caraciolo Isaac de Santa Lucía y de la Santísima Trinidad López Rubio el que adaptó al castellano el musical El Hombre de la Mancha y nos dejó una frase magistral que puso en boca de Don Quijote “No te enamores de quién eres sino del hombre en el que puedes llegar a convertirte”

Todos deberíamos enamorarnos de una Coruña que fuese el mejor lugar para criar dignamente y con seguridad a nuestras familias, para disfrutar de una jubilación placentera, para lograr desarrollarnos profesionalmente, para invertir nuestro tiempo y nuestro talento en crear empresas sostenibles y rentables, para gozar de un medioambiente sano, para traer a visitantes que observen lo orgullosos que estamos de ella en nuestra mirada, el mejor lugar para eso y para mucho más.

¿Estamos haciendo lo posible para lograrlo? 

Desde fuera más parece que asistiéramos a las cuitas de cada formación política, aflicciones o penas que sólo parecen resolverse cuando logran el bastón de mando, importándoles entonces  mucho menos la ciudad que dejarán (más o menos cercana a esa Coruña de la que enamorarse) que la que podrán en ese mismo instante empezar a ‘mangonear’ desde la poltrona.

¿Qué pasará en 2019? Ninguno supo responder con claridad al Quo Vadis Coruña? (¿Adónde  vas Coruña?) y, sin embargo, todos tenían claro lo que no debería haberse hecho. Es lo que tiene el futuro, que no se entiende hasta que se convierte en pasado (y muchas veces ni eso).

En ASCEGA seguiremos debatiendo en otoño, seguiremos contando con los que están en María Pita y con los que aspiran a estarlo, aunque algunos sigan enviando sucedáneos a nuestra sede. Es nuestro compromiso con el emprendimiento de esta ciudad el intentar entender como piensan los que nos gobiernan aunque piensen de una forma muy diferente a nosotros. Y es nuestra obligación hacerles entender cómo pensamos y cómo actuamos los emprendedores aunque, visto lo visto, no va a ser tarea fácil.

Menos mal que, después de todo y de todos, acabamos la mañana de ese día quince de mayo de la mejor manera... mojando unos churros de Bonilla recién hechos en un buen café. Unos churros que, estamos seguros, todos habrán incorporado al sueño de esa Coruña en la que nos gustaría vivir y de la que ya estamos empezando a enamorarnos.


ASCEGA participa en el programa "Catalizador de Oportunidades de emprendemento xove transfronterizo" (acrónimo LIDERA)

Dejate asesorar por el Grupo de Hostelería ASCEGA

Biopsia Liquida ONCOMET

Evento Re-Cuerda #byASCEGA

Evento Re-Conoce #byASCEGA

Evento Re-Emprende #byASCEGA

Suscríbete al Newsletter!

Términos y Condiciones
(por supuesto, podrás darte de baja cuando quieras, sin preguntas, sin molestias!)