James Carville, estratega de la campaña electoral de Bill Clinton en 1992, planteó esta consigna que acabaría popularizándose, y utilizándose para casi todo, con la construcción "Es la economía, estúpido". Y de eso iba nuestro primer debate del año en ASCEGA. Aunque al acabar el mismo y dirigirnos hacia los churros de Bonilla, la sensación es que de economía específicamente se había debatido poco.

El 14 de marzo, siete partidos políticos respondieron a nuestra invitación para acudir a la sede de ASCEGA a poner en común sus postulados, discutir sobre ellos e, incluso, llegar a algún consenso (si esa palabra todavía existe en el diccionario).

De izquierda a derecha, por ubicación no por convicción, estuvieron sentados con nosotros, Miguel Pardo (Responsable del Programa Municipal - C's Coruña), Francisco Jorquera (Candidato a la Alcaldía de A Coruña - BNG), Roberto Coira (Concejal del Ayuntamiento de La Coruña -PP), Alberto Lema (Concelleiro de Emprego do Concello de A Coruña - Marea Atlántica), José Manuel Lage (Secretario de Organización del PSOE provincial de A Coruña), Pedro Armas (Candidato a la Alcaldía de A Coruña - Alternativa dos Veciños) y Miguel Ángel Rosende (Candidato a la Alcaldía de A Coruña - Democracia Coruñesa).

Si alguno más hubiera, seguro que ASCEGA le habría propuesto participar, más no lo hallamos.

En la ciudad hay pocas ocasiones de escuchar e interpelar a tanto político junto pero no revuelto, y de eso debemos sentirnos orgullosos como asociación porque la supervivencia de nuestros negocios y la creación de otros nuevos depende de cómo los que nos representan se muestren sensibles a nuestras necesidades y propuestas. De ahí a que sólo actuando municipalmente se vayan a resolver los problemas de los autónomos o de las pymes ya sabemos que no, pero si en algo podemos influir, aunque sea 'sensibilizando' a los que, las más de las veces, cuando ven las siglas RETA creen que es un llamada a hacer que otra persona realice un desafío, ya habrá valido la pena.

Como siempre decimos al glosar este tipo de eventos, no se trata de detallar lo que pasó (que para ello está la posibilidad de venir al propio debate y verlo con tus propios ojos) sino la sensación que flotaba en el ambiente y las conclusiones (si es que se puede llegar a alguna) que el acto nos deja.

En este caso, los cinco minutos de intervención que tuvieron cada uno para exponer sus planteamientos fueron de la crítica por lo que otros no han hecho a la loa por lo que algunos hicimos, pero muy pocos se atrevieron con lo que podrán hacer. Se palpó una sensación de no querer enseñar las cartas, sobre todo de aquellos que todavía no tienen claro con quién tendrán que hacer pareja. 

Quizá algunos estaban pensando (por su propio bien) en lo que dijo Lampedusa en El Gatopardo de "Todo tiene que cambiar para que nada cambie" y quizá otros no se ven con posibilidades de influir en cambio alguno, pero como no podemos entrar en la cabeza de nadie, esperaremos al próximo debate en ASCEGA el 28 de marzo (Urbanismo) para ver si nos lo aclaran. ¡No te lo puedes perder!

*Se adjunta enlace a artículo de prensa donde se hace eco del Debate celebrado en ASCEGA:

El Ideal Gallego:

https://www.elidealgallego.com/articulo/coruna/falta-apoyo-comercio-lentitud-licencias-centran-primeras-disputas-precampana/20190314220247400448.html