El Sr. Lage Tuñas, por fin se ha dignado a respondernos y lo ha hecho desde una perspectiva de cortina de datos que supuestamente abalarían su trabajo y el de la Concellería que dirige pero que, tras el humo de los mismos, son incapaces de desmentir nuestra afirmaciones.
ASCEGA ya ha respondido a su carta insistiendo en que pese a todos los datos, el PRESCO 2021, ni está ni se le espera y los autónomos y empresas no pueden aguantar más.

SIEMPRE VIGILANTES, NUNCA EN LA INDIFERENCIA

En los convulsos tiempos en los que vivimos, todavía nos sorprende que algunos políticos entiendan la crítica como algo negativo y la confundan con la deslealtad. Resulta fundamental que la Sociedad Civil, y nuestra Asociación es buen ejemplo de ello,  levante la voz  cuando algo se hace mal, con el objetivo de que los políticos y sus partidos sean capaces de ser autocríticos y les ayude a solucionar los problemas de los ciudadanos.

No es más que una crítica positiva decir que muchas veces los políticos cometen el grave error de no saber escuchar y de tomar decisiones equivocadas en contra del interés público. Y desde luego, desde ASCEGA no van a tener alabanzas o elogios falsos si no cumplen con las expectativas de los que han depositado su voto y su confianza en aquellos que ostentan responsabilidades públicas. Y cuando realizamos una crítica sobre determinadas decisiones políticas siempre la complementamos con soluciones alternativas que, desgraciadamente, pocas veces son seguidas por nuestros interlocutores públicos, más dispuestos a escucharse a sí mismos que a la sociedad que tienen la obligación de respetar y servir.

La mayoría, no todos, siguen perdiendo el contacto con la calle y dificultan todavía más solucionar los problemas de la gente, y lo que es peor, con sus actitudes son un problema añadido más a los que ya tenemos de por sí en nuestra sociedad. Hay una premisa fundamental para ser un buen político, y es la de estar a la altura de sus representados y esto, por desgracia, no ocurre con alguno políticos de nuestra ciudad y de nuestra Comunidad autónoma.

Posiblemente las causas de que esto ocurra son muchas y variadas. En algunos casos porque nuestros representantes no han tenido la experiencia de trabajar en el sector privado y conocer de cerca la realidad económica de nuestra Sociedad, y quizás no han pasado por dificultades de ningún tipo en ningún momento de su vida. En otros porque el político concentra un poder que le ciega de tal forma que no admite soluciones o alternativas distintas a los problemas que se le plantean. O simplemente porque en la personalidad del responsable público no cabe la crítica porque entiende que sus decisiones no son discutibles.

Un político, o política, para ser útil a la sociedad debe dejarse asesorar no solo por lo que tiene a su alrededor, sino por personas y entidades externas que sean capaz de decirle cuando está cometiendo un error y le ofrecen una solución alternativa para resolver los problemas de manera ágil y eficaz. Todos los que hacen algo en la vida están sujetos a la crítica de los demás, pero el que tiene responsabilidades públicas todavía tiene que estar más sujeto a la crítica, al examen y a la exigencia de soluciones por parte de los ciudadanos.

Que no esperen de ASCEGA dejación de funciones en el seguimiento y en la crítica de sus decisiones, porque seremos los primeros tanto en la crítica constructiva como en la denuncia de los errores que, a nuestro juicio, se cometan por aquellos que nos gobiernan –no lo olvidemos- por mandato de unas urnas que, más tarde o más temprano, volverán a hablar. 

La Junta Directiva.