» Indecoroso, impúdico, inmoral, deshonesto, desvergonzado, vergonzoso, obsceno, procaz, grosero, improcedente, abusivo, desaprensivo, repugnante, asqueroso, humillante, vil, puerco, canalla.»

Todos estos significados pueden ser atribuidos a la frase de este enunciado con el que desearía expresar mi pensamiento a quien pronunció esa frase y ahora es incapaz de mirarse al espejo y verse reflejado en ella. Aquel 14 de diciembre de 2015 el líder de la oposición dirigía esa frase al entonces presidente del Gobierno de España, responsabilizándole de todos los delitos habidos y por haber, incluyendo la afirmación de que se les estaba impidiendo a las mujeres el derecho a ser madres.

Estas y muchas más acusaciones se formularon aquella noche, sin que el Sr. Sánchez atendiese a las indicaciones del moderador a que se ciñese al debate, de nada sirvieron y continuó que sus argumentos convirtiendo en un espectáculo deleznable lo que tenía que haber sido un intercambio de ideas y soluciones a los problemas de los ciudadanos/as.

El ahora presidente del Gobierno ha ido más lejos al dudar de que los datos de contagios producidos por el Covid en Madrid sean verdaderos. ¿Porqué lo hace?, ¿A que tiene miedo?

El llamado campeón de las mentiras: Tesis doctoral, El que nunca gobernaría con Iglesias. El que no pactaría con Bildu, El que SI ocultó el número real de muertos. El que prepara un pasillo de aplausos por los “méritos” logrados, el de las vacunas, ….

Ese señor, que es presidente de un País democrático, no puede emponzoñar el debate electoral de nuevo como hizo aquel 14 de diciembre con esas afirmaciones indignas de su cargo y que, a mi juicio le convierten en un personaje como Donald Tramp, que decía que se había producido fraude en las elecciones y que fueron la causa de los desordenes ante el Capitolio

Si esa afirmación es cierta, si se ha producido fraude en los datos sanitarios, tiene la obligación de denunciarlo ante el Juez de Guardia y no insinuarlo para después no atreverse a decirlo en público. Eso además de INDECENTE, es COBARDÍA. Lo afirmado de ser cierto merece una condena que tiene que ser ejemplar, pero antes debe ser probada, pero no ante la Fiscalía que como el mismo ha dicho, es del Gobierno.

El PSOE, el autentico, el de los grandes avances sociales para los españoles/as, no merece que sus siglas amparen a comportamientos que denigran su historia. Un presidente debe estar fuera de todo esto y no olvidarse que lo es de TODOS los españoles. La miseria política no puede vivir en la Moncloa. Dejen a los madrileños votar a quien les de la real gana.