«Toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión, este derecho incluye la libertad de mantener opiniones sin interferencia y de buscar, recibir y difundir información e ideas a través de cualquier medio de comunicación e independientemente de las fronteras; ya sea oralmente, por escrito o impreso, en forma de arte, o por cualquier otro medio de su elección».

La versión del Artículo 19000 en el PIDCP (Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos) Se enmienda al afirmar que el ejercicio de estos derechos conlleva «deberes y responsabilidades especiales» y «por lo tanto, estar sujeto a ciertas restricciones» cuando sea necesario «para respetar los derechos o la reputación de otros» o «para la protección de la seguridad nacional o del orden público (orden público), o de la salud o la moral públicas».

Mi posición es TOTALMENTE FAVORABLE a que los ciudadanos podamos expresar nuestras ideas o preferencias políticas con total libertad y criticar y oponerse a otras teorías contrarias, eso es un principio fundamental de la Democracia y debe preservarse y defenderse cualquiera que sea nuestro pensamiento político que nunca puede ejercerse como arma, para eliminar al contrario.

Dicho esto, estos días estamos atravesando en nuestro País una revuelta en la que se defiende en la calle la libertad de expresión de un ciudadano que supuestamente ha sido condenado por sus ideas u opiniones. Si ello fuese así, me sumaría a esas protestas, aunque mi edad está más bien para defender las pensiones y las vacunas. Leo que el Sr. Hasel ha sido condenado varias veces e incluso tiene juicios pendientes. Ha sido condenado por enaltecer al terrorismo de ETA, del Grapo, Al Qaeda y Terra Lliure, por amenazar de muerte a un testigo y también por agredir a una periodista de TV3 durante una manifestación.

Cuando se había descubierto un Chat privado de militares en el que uno de sus miembros opinaba que había que fusilar a muchos ciudadanos. LO CONDENÉ SIN AMBAGES, la corrupción, la caza de elefantes, las puertas giratorias, los devaneos y mentiras políticas, las mentiras, el engaño a los ciudadanos por parte de unos políticos trileros. Todo eso y más debe ser condenado…Por esas cosas hemos luchado.

Pero no, el Sr. Echenique y el Sr. Iglesias azuzan a los jóvenes para luchar contra los ¿fascistas? y se olvidan que la libertad también es criticarles a ellos, es oponerse a su deseo de controlar esa libertad, es el derecho de unos ciudadanos a manifestarse frente a su mansión en Galapagar (acto con el que no estoy de acuerdo), pero es igualmente un derecho…pero parece que duele eso más que una china en un zapato. Asombrosamente el Sr. Iglesias desea controlar a los medios de comunicación ¿eso es libertad de expresión?

Ya por último mi asombro, mi indignación, mi tristeza es escuchar a una joven manifestante de unos 17 años, diciendo que había que “eliminar a la policía franquista”, una policía que eran mossos de escuadra que dependen de la Generalitat y cumplían con su deber para evitar que otros ciudadanos, trabajadores, y comerciantes comprobaban como sus motos, comercios y puestos de trabajo eran asaltados en base a una libertad …¿y la de esos ciudadanos os?.

Pues bien, en base a mi libertad de expresión le digo a esos dirigentes políticos que ponen en peligro tantas cosas. QUE SE VAYAN A LA MIERDA..

VIVA LA LIBERTAD DE EXPRESION.