La Asociación de Emprendedores de Galicia (ASCEGA) ha iniciado hoy una campaña en la que responsabiliza a los responsables políticos de la “muerte” del tejido productivo de la ciudad. “De nuevo el sector público carga todas las consecuencias de sus malas decisiones sobre el sector productivo”, denunció el presidente de la entidad, Alfonso Salazar, que insiste en que se condonen todo tipo de tasas. “No se puede exigir a alguien que no esté facturando que pague impuestos”, reclamó.

Otra de las demandas de Ascega que Salazar expuso en rueda de prensa fue que haya compensaciones para los empresarios con respecto al 75% de la facturación de 2019. “Si se nos prohíbe trabajar, que se nos compense, como hicieron países de nuestro entorno”, señaló, rechazando las ayudas prometidas por el presidente de la Xunta en las últimas horas. “Una ayuda de 2.000 euros, no al mes, sino en total, es tener muy poca vergüenza”, sostuvo, pidiendo que los políticos de las distintas administraciones tomen medidas como bajarse el salario, eliminar asesores o cerrar “chiringuitos”.

Por su parte, el vocal del Grupo de Hostelería, Diego Lis, comenzó su intervención declarando que la jornada de hoy es “día de luto” para el sector. “Las medidas y decisiones de las últimas semanas no llevan a todos a un cierre a corto o medio plazo”, auguró, exigiendo que haya ayudas “ágiles, directas y suficientes”. Lis recordó que, según los datos de Sanidad, solo se registran contagios en los locales de restauración en un 3,5% de los casos y, en la última semana, la cifra ha bajado al 0,4%. “Y aun así, las medidas son cerrar la hostelería. No somos un problema, somos parte de la solución”, defendió.