La clase política, salvo honrosas excepciones, no se entera. Estamos en medio de la mayor crisis sanitaria y económica de este siglo y los representantes de todos los colores políticos de ayuntamiento, Diputación, Xunta y Estado están emulando a la orquesta delTitanic. Cada uno toca un instrumento diferente y lo hace de forma descoordinada.

Se lo vamos a tratar de explicar de manera sencilla: autónomos y pymes de todos los tamaños y sectores estamos desesperados y nos encontramos solos y perdidos en mitad de esta ciclogénesis económica. Representamos el 90% de la economía y el 70% del empleo de España y exigimos soluciones eficaces y coordinadas a los representantes de todos los partidos políticos.

Desde ASCEGA llevamos trabajando 10 años para defender los intereses de autónomos, profesionales, pymes, hosteleros y comerciantes que se han ido sumando a nuestra asociación. Y lo hacemos de forma propositiva. Hemos trasladado multitud de propuestas y soluciones a los políticos que nos representan en todas las administraciones públicas. Y ahora lo hemos vuelto a hacer porque el tejido productivo vive su situación más crítica.

Nuestro mensaje es alto y claro. Les pedimos que aparquen sus diferencias y que se unan:

1. Les pedimos que movilicen los recursos económicos de Ayuntamiento, Diputación y Xunta. Si la ley actual no permite movilizar el dinero de los remanentes o el que se destina a cuestiones no urgentes, ante la actual situación desesperada, es vital cambiar la ley para que ese dinero proteja al tejido productivo y, lo que es más importante, que blinde el empleo.

2. Les pedimos que coordinen recursos y esfuerzos buscando la máxima eficiencia. De nada va a servir que cada administración impulse pírricos recursos, en un intento vano de parecer que “se hace algo” para ayudar a los autónomos y pymes. Eso no vale para nada. Medidas como la impulsada por la Diputación de A Coruña, que excluye a los autónomos de las tres ciudades más importantes de la provincia de A Coruña, no parecen obedecer al sentido común. No es hora de Califas, Virreyes o Caudillos. Es momento de aunar esfuerzos y enfrentarse a esta crisis como un bloque sólido. Un bloque que se enfrente unido al desastre económico que nos azota. Ese es el verdadero enemigo.

3. Por último, les pedimos que dejen de pelearse entre ellos para desgastar al rival y ganar un puñado de votos. Ese no es el camino. Si pierden el tiempo en luchas estériles se encontrarán dentro de poco tiempo con cientos de autónomos engrosando la lista de bajas en este campo de batalla económico. La unión es el único camino, la eficacia es la única medicina y la movilización urgente de los recursos económicos para impulsar ayudas directas a pymes y autónomos es la única manera de que podamos superar este duro y largo invierno que tenemos por delante a la espera de la ansiada vacuna, que nos permita recuperar la verdadera normalidad de forma gradual y progresiva.

Les pedimos a los políticos que bajen de las nubes y que se pongan las pilas. Miles de autónomos y pymes, y sus familias, dependen de que los representantes políticos logren unirse para sumar esfuerzos y lograr las ayudas necesarias para que autónomos y pymes puedan ponerse a salvo del tsunami económico generado por la pandemia. No queda mucho tiempo para que la crisis económica arrase con una parte muy importante del tejido productivo.

Espabilen!!!