Alfonso Salazar: «Lo que viene es muy duro pero callados y quietos no nos vamos a quedar» 

El presidente de Ascega analiza en una entrevista para Cope Coruña la crisis económica, con sectores criminalizados como el de la hostelería y con una Administración inasumible, que se ha convertido en «la mayor destructora de riqueza» de España

Uno de los sectores que más está sufriendo la crisis económica que ha traído el Coronavirus es el de emprendedores y autónomos, a los que el Gobierno pretende subir ahora las cotizaciones. Alfonso Salazar, presidente de Ascega, que ya había adelantado a principios de verano que «lo peor está por llegar», asegura en una entrevista con COPE Coruña que «todo el mundo tiene claro hacia dónde vamos».

«El que esté en la calle y conozca el devenir de la economía se da cuenta de lo que se viene, que va a ser muy duro –insiste–; esto lo veíamos venir pero, de alguna manera, se ha precipitado. Lo estamos viendo en los datos: tenemos un paro que es más del doble de los países de nuestro entorno, una caída del PIB que es la segunda mayor del mundo desarrollado y se está hablando de un 45% de paro juvenil, que se les tendría que caer la cara de vergüenza a todos». Salazar critica que se criminalice a sectores concretos, como el hostelero, donde muchas empresas se ven abocadas a la quiebra y avanza «callados y quietos no nos vamos a quedar». «Somos un colectivo cada vez más numeroso y con una característica: no tenemos subvenciones y no dependemos de nadie, solo nos debemos a nuestros asociados, a los que vamos a defender como sea».

Para el presidente de Ascega, «tenemos un problema estructural como país, con un coste de la Administración –o muchas administraciones– que es una auténtica barbaridad; hay más gente trabajando o dependiendo del dinero público que del privado y es insostenible; gente que está en casa y sigue cobrando su salario completo». Cuando a una empresa le va mal, no genera beneficios, recorta gastos. La Administración, en ningún momento medita si es sostenible, sino en seguir sangrando al ciudadano que cada día levanta una persiana y se pone a trabajar. Hay demasiada gente viviendo del dinero público, con salarios un 35% superior al sector privado, y les da igual.

Para solucionar esta situación, Salazar exige «políticas de apoyo directo a las empresas, como han hecho en otros países, para pagar alquileres y los gastos que les ahogan». «La mayor destructora de riqueza que hay hoy en día es la Administración», concluye.

 

 

ENTREVISTA SALAZAR