Ana Silva lleva seis años al frente del Valentín en San Nicolás ,Diego Lis abrió La Teresa, en la calle Troncoso, hace cinco años y Antón Saez regenta desde hace ya once años Abica en La Marina. Todos ellos son profesionales con negocios consolidados , numerosos puestos de trabajo a su cargo y mucha experiencia acumulada en el sector.

SITUACION ACTUAL:

Ana Silva: La afluencia en agosto bajo bastante. Estoy un poco preocupada por como puede ser la situación a partir de ahora : cuando llegue el mal tiempo, no se pueda estar en las terrazas, los pocos turistas se marchen y el aforo interior sea del 50%. Me voy a encontrar con una disminución importante de la facturación, no voy a poder mantener los gastos y al personal. Nuestra ciudad es prácticamente todo hostelería y comercio, esto va a provocar que todos suframos bastante y vamos a necesitar que nos echen un cable en serio porque esto está muy achuchado. Insisto en que lo peor está por llegar porque ahora aún hay gente en la calle…. Dentro de poco esto se va a poner muy duro .

Diego Lis: Coincido con Ana palabra por palabra. Cuando se levantó el confinamiento, ese fin de semana, hizo muy buen tiempo , la gente tenía ganas de salir y respondió… Durante el mes de junio el tiempo acompaño, había gente en la calle… Sabíamos que julio y agosto iban a ser meses complicados, en mi caso porque en la zona donde estoy suele haber mucha gente visitando la Feria Medieval , que no se celebró, y por los conciertos en María Pita, cancelados… Ahora aún hay gente en la calle, pero el invierno está ahí y va a ser durísimo. El futuro es bastante incierto. Si no podemos trabajar dentro de los locales hasta que no haya una solución el futuro es muy oscuro. Hay que tener en cuenta que durante el verano nuestros negocios llenan la despensa para resistir hasta Semana Santa. Este verano la despensa está vacía. Va a ser muy complicado aguantar.

Antón Saez: Yo era muy optimista hasta el mes de julio. Si que me preocupaba, como apunta Diego, el fondo de caja que generamos en verano y que nos permite aguantar el invierno. Debemos tener en cuenta que el invierno aquí en La Marina es muy largo y es cuando nuestros negocios pierden dinero. Os repito que era optimista porque creía que podríamos ir ajustando las cosas. Además, en mi caso, regentó también dos locales de noche y en Abica hemos perdido las cenas a partir de las 23 horas. La gente sale para cenar con calma y luego tomarse las primeras copas, nosotros teníamos las terrazas llenas y con muy buen ambiente hasta las dos de la mañana. Ahora soy muy pesimista. Con una situación así, ni aun trabajando bien todo el fin de semana, el invierno va a ser muy duro.

OPTIMISMO EN EL SECTOR

Ana Silva: El panorama no puede ser optimista. Hay que ser realista y esto, objetivamente, es lo que hay.

 SE HA CRIMINALIZADO Y DISCRIMINADO AL OCIO NOCTURNO?

Antón Saez: Creo que hemos llegado a este punto por la cobardía de los responsables de las administraciones públicas a la hora de tomar medidas. Se tardó en reaccionar. Desde el principio hemos exigido que se actuase contra cualquier hostelero o persona que estuvieran incumpliendo la normativa en cualquier situación. Teníamos claro que íbamos a pagar justos por pecadores. Estamos en agosto y no conocemos la imposición de sanciones importantes a ningún local incumplidor. No se ha sancionado a gente por no llevar mascarilla, no se ha sancionado a los organizadores de fiestas privadas, ni se han controlado los botellones. Culpar a todo un sector desde la administración provoca un perjuicio incalculable. El no poder tomarte una copa penaliza, para muchos, el salir a cenar . Se culpa a la hostelería porque es un sector muy atomizado, nunca hemos hecho presión sobre las administraciones y se nos puede culpar con facilidad. Somos pequeños empresarios. Estamos viendo que dentro de un mes habrá hosteleros arruinados, muchos no van aguantaran este mes, y encima no se habrá arreglado nada porque el problema estaba en no controlar los incumplimientos . Si tú te juntas con diez personas sin mascarilla, vas por el paseo marítimo sin ella, si vas sin ella al gimnasio… Estás incumpliendo igual sin que nadie te controle . No se trata de si es un local de hostelería o una tienda; la ley tiene que sancionar al que se salta las normas y proteger al que cumple. Aquí, como siempre, el que se ha saltado las normas sanitarias ha hecho caja, ha tenido sus locales llenos. Algunos, aprovechando la situación, han facturado como nunca

Diego Lis: Sabiendo que el 75% o el 80% de los contagios son en entornos familiares… Igual hay que restringir de alguna manera este tipo de reuniones. Al final , lo fácil es cerrar , porque vigilar que se cumplan las normas requiere trabajo y no es popular.

Antón Saez: Lo que deberían hacer, si ese es el problema , es prohibir cualquier tipo de reunión , incluso en domicilios particulares entre las 23h. y las 8a.m. Nos encontramos con que a la hora en que nos obligan a cerrar, la una de la madrugada, nos viene la gente a preguntar si les podemos vender botellas y hielo para seguir de fiesta. Y esos son los mismos que en nuestras terrazas guardaban distancias y llevando mascarilla .

 QUIÉN VA A CONTROLAR A ESA GENTE REULAS NIDA DE FIESTA EN CASA?

Diego Lis: Yo no entiendo las limitaciones de aforo del 50%. Cada local tiene su configuración y nosotros sabemos cómo organizarlos para mantener las medidas de seguridad : mantener distancias y uso de mascarilla. Pero ya digo, no entiendo la limitación del 50% . Yo tengo 45 personas de ocupación máxima con lo que puedo meter 23. Por qué no 26 o 28 dependiendo de la configuración de las mesas?. Incomprensible.

Antón Saez: Entiendo que en un momento marquen unos límites, ya sabemos cómo somos los españoles, porque nos vamos a agarrar a lo que sea . No lo comparto al 100% pero lo entiendo. Lo que no entiendo es que a la que salta se te considere un delincuente y te impidan desarrollar tu actividad. Si se cumple la normativa en el local no hay riesgo.

Diego Lis: Si yo me quería tomar una copa por la noche, antes de la aplicación de esta norma horaria, sabía que debía tomarme la sentado .

Antón Saez: Si no te fías, desde la administración, de que en una discoteca la gente cumpla las normas manda inspecciones, supongo que habrá maneras de hacerlo. La administración tendrá que hacerlo, debes dar seguridad al sector y no penalizar la actividad y el trabajo de los que cumplimos las normas. No nos podemos permitir el lujo de que cierre una empresa que es rentable con los daños que acarrea .

LAS ADMINISTRACIONES OS HAN CONSULTADO?

Antón Saez: La Xunta de Galicia se comprometió a no cerrar el ocio nocturno. Consideraba que podía ser una decisión muy perjudicial, sin embargo a las tres semanas el Conselleiro de Sanidad  sin comunicarse con el sector anuncia y decide clausurar toda la actividad. Volvemos otra vez a la cobardÍa y corto placismo de los políticos.

 COMO PERCIBÍA A LOS CLIENTES?

Ana Silva: Yo he notado un frenazo. Con los rebrotes a la gente le cuesta más salir. Lo noto muchísimo: Hay menos afluencia, la gente no come ni cena fuera. Tenemos muchos clientes habituales, cuando me los cruzó por la calle te dicen : » Mira, no voy porque tengo miedo a que el niño vaya toqueteando todo ….» , Y es normal, yo lo entiendo.

Diego Lis: Yo he notado que la terraza funcionó muy bien, a tope, pero dentro mesas libres. Eso aún teniendo puertas y ventanas abiertas, no poniendo el aire acondicionado para evitar riesgos. La gente le ha cogido respeto a entrar en los locales. La gente en general cumple. Siempre hay un porcentaje de personas a las que les da igual todo pero es una minoría. Hasta ahora la impresión general, la mía era esa, es que en nuestra ciudad había pocos casos, casi nadie conocía a nadie que hubiese tenido COVID. Ahora , de repente todo el mundo sabe de un local o tiene un conocido que lo ha padecido. La gente mayor o con cierta edad sale menos, ya no queda para tomar café, toma más precauciones. Ha calado la sensación de que en nuestra ciudad padecemos un brote importante y que hay que extremar las precauciones.