La conversación con Juan Duran Barriga se inicia con dos mantras que dejan clara su idea, dos sentencias que toma prestadas para definir de que vamos a hablar el jueves 27 de febrero, a partir de las 9,30 de la mañana, en la nueva sede de ASCEGA (Antón Vilar Ponte, 11. A Coruña). La primera es del periodista y escritor inglés Daniel Defoe y la popularizó Benjamin Franklin, padre de la patria en Estados Unidos, un ilustrado del siglo XVIII: “En este mundo nada es seguro, excepto la muerte y los impuestos”. La segunda la acuñó Jean-Baptiste Colbert, ministro de Luis XIV: “El arte de recaudar impuestos consiste en desplumar al ganso obteniendo la mayor cantidad de plumas sin que chille demasiado”.

“Nosotros los gansos” es el título de la charla que ofrecerá Duran en ASCEGA. Será la visión de un inspector de Hacienda en excedencia, docente y consultor de diferentes organismos y empresas que ahora es socio-director en el despacho burgalés Quintanilla Duran Abogados como responsable de Derecho Tributario. “Nos dedicamos, sobre todo, a temas contencioso-tributarios. Nuestros clientes suelen ser gestorías o asesorías que cuando el tema se les complica nos trasladan los expedientes”.

¿Cómo nos están desplumando?

Las plumas nos las empiezan a quitar con un sistema normativo caótico en el que no existe sensación de seguridad jurídica porque es ininteligible y además tiene todo tipo de actores (estatales, autonómicos, locales…), las sanciones son automáticas y cada vez hay más obligaciones de informar de cada paso.

¿Nos despluman y no tenemos como quejarnos?

Algo así porque la Agencia Tributaria o los tribunales económicos-administrativos y superiores deberían de tener un objetivo, pero en la realidad sirven al objetivo. La función pública está distorsionada. Imagine que un juez cobra más dinero cuantos más años de cárcel decreta. Pues eso es lo que ocurre actualmente en Hacienda.

Somos gansos y no podemos evitarlo, entonces.

Y menos mal. Porque carecer de información perjudica al ganso. Mucho peor sería ser avestruz y meter la cabeza por debajo de las plumas. Nos llevarían por delante. Porque una cosa es perder las plumas y otra muy diferente que te lleven por delante.

La gente le preguntará en la charla qué se puede hacer.

Trataremos de poner sobre la mesa alguna clave interesante. Hay soluciones y alternativas. En todo caso, el duelo a garrotazos que pintó Goya es un buen resumen de como se construyen las cosas en España y es aplicable a la cuestión fiscal.

Pero habrá pacifistas.

Sin duda. Pero ya le anticipo que cumplir con Hacienda es complicado y tener la certeza de que haces bien las cosas es imposible. En mi trabajo actual estoy muy acostumbrado a pegarme palos. Por eso le digo lo de los garrotazos. Mucha gente se mete a sacar adelante un negocio y lo que no te esperas es que desde dentro surja una serpiente, que quien debería de ayudarte, en, este caso la administración pública, sea quien más contribuya a ponerte dificultades para pervivir.

La situación pinta fea para los gansos.

De cualquier manera mi idea es dejar un mensaje de aliento, positivo. Haremos un análisis crudo del sistema tributario actual en España, pero también haré un canto a la esperanza porque la hay. Y también hay un punto interesante de terapia grupal en estas charlas. Espero y deseo que así sea, participativa y aclaratoria.

 

  • Desayunos profesionales en Ascega

Jueves, 27 de febrero (9:30 HORAS). Juan Durán Barriga. “Nosotros los gansos”
ASCEGA (ASOCIACIÓN DE EMPRENDEDORES DE GALICIA) . Calle Antón Vilar Ponte, 11 – A CORUÑA