ASCEGA recupera los desayunos informativas para emprendedores, un formato práctico sobre cuestiones candentes que se desgranan de manera muy ilustrativa antes de un coloquio final. El jueves, día 13 de febrero, a las 9,30 horas abrimos esta temporada de sesiones con la charla titulada “¿Qué pasa si Hacienda llama a la puerta de tu empresa?”, a cargo de Jorge Borrajo, socio de Kreston Iberaudit, abogado y auditor, y de Beatriz Borrajo, abogada.

Carlos Tomé, también abogado en el bufete Caruncho, Tomé & Judel, es el encargado de la programación de este calendario de charlas y también de desgranar detalles sobre ellas:

La filosofía. Nuestra idea es acercar a los asociados, y algún invitado que pueda acudir, cuestiones técnicas y específicas que consideramos de interés para emprendedores. Además de la sesión inicial del próximo día 13, tenemos también agendada para fin de mes una sobre el registro laboral, porque todavía después de un año muchos empresarios no están al tanto de lo que va a venir en cuanto a inspección de trabajo. La intención que tenemos es que a lo largo de las próximas semanas podamos ofrecer a los asociados de ASCEGA información práctica y aplicable sobre fiscales, ley concursal, cuestiones tributarias, de certificaciones energéticas de edificios, de licencias de locales…

El formato. Son charlas rápidas en base a píldoras informativas, una media hora tras la que abriremos un breve turno de debate que arroje luz sobre las dudas que se puedan originar. Invitamos a la gente a que acuda porque queremos ser muy concretos y divulgativos y tocar cuestiones que interesan y sobre las que se demanda conocimiento.

Utilidad. Es indudable. Cada vez hay que desentrañar más marañas legales y si te dedicas a lo que te dedicas, que es a tu negocio, es imposible tener tiempo y estar capacitado para sacar adelante este tipo de asuntos. Hay que buscar apoyo y es lo que queremos ofrecer. El año pasado ya tuvimos una primera experiencia con este tipo de charlas y ahora queremos volver con más fuerza y renovados porque sabemos lo que es útil para quienes nos escuchan o hacen preguntas.

La necesidad. La legislación intenta ser clara, pero en ocasiones complica más las cosas. Es verdad que todo es un problema de la sociedad desarrollada, de lo que viene de Europa, directivas que hay que trasponer, temas medioambientales, fiscales… cada vez hay más presiones y exigencias de todo tipo y brotan cuestiones de las que antes un pequeño empresario no se debía ocupar y en las que ahora hay que estar ahí y estar preparado.