Una cosa es entender y hablar inglés y otra hacerlo en determinados contextos, por ejemplo en el que tiene que ver con los negocios. ASCEGA brindará en su sede (Antón Vilar Ponte, 11) a partir de enero la oportunidad de profundizar en el conocimiento del idioma más hablado y enfocar capacidades hacia el ámbito empresarial. Barry Baguley, nacido en Manchester e hijo de gallega, es asociado de ASCEGA y docente que también atesora una amplia de experiencia en el ámbito de los negocios. A partir de mediados de enero iniciará un grupo de trabajo -“entre seis y ocho personas, es lo adecuado”, apunta- enfocado a aprender y mejorar habilidades con el idioma inglés en entornos empresariales y sociales. Ya lo hace con diversas asociaciones o compañías a las que acompaña a ferias comerciales y reuniones, donde no solo el conocimiento del inglés es necesario sino también una amplia experiencia en la realidad empresarial.

Barry Baguley quiere llegar ahora a nuevos empresarios y emprendedores interesados en abrir nuevos mercados. Y en hacerse entender.

¿Importa el contexto cuando se emplea un idioma?

Sin duda. El inglés de negocios tiene su propio lenguaje y también diferencias enormes respecto al que se estudia en España, donde además desde pequeños se enfoca la enseñanza del idioma a la gramática. La gente aprende a leer y a escribir, pero en el contexto de una conversación surgen los problemas y, sobre todo, no se considera la manera de decir las cosas de tu interlocutor. Por ejemplo, es bueno saber que si haces negocios con un inglés y te dice “me lo voy a pensar” realmente te está diciendo, de manera educada, que no quiere saber más de ti. O que si te dicen “bueno, no está tan mal” (not bad!) lo que quieren expresar es que les encanta.

¿A quién se dirige el curso que va a iniciar en la sede de ASCEGA?

Está pensado para emprendedores, empresarios, profesionales, gerentes que quieren salir al exterior a hacer negocios. Pero tampoco es restringido. También le puede interesar a trabajadores, a las propias empresas que pueden mandar a sus empleados a formarse con nosotros. Yo he trabajado también con médicos, ingenieros informáticos o banqueros, entre otros. No voy por un libro, preparo las clase según el perfil de los alumnos que tengo.

¿Requiere un gran esfuerzo de tiempo?

La idea es hacerlo atractivo para que el aprendizaje sea constante. Dos horas semanales en la sede de ASCEGA, en principio lunes y miércoles por la tarde y contacto permanente a través de un grupo de WhatsApp para cuestiones y resolver dudas. Yo interactúo constantemente con los alumnos. Les envío documentos, acceso a series, revistas, temas de actualidad, archivos e información que también es de su ámbito o de su interés para que la lean, vean o escuchen en inglés. Antes aprendías inglés con las cintas de casette de la BBC, hoy la tecnología te nutre de un sinfín de medios para aprender el idioma y que, al tiempo, sea algo entretenido y que no requiera sacrificios. Ver las noticias en inglés cinco o diez minutos al día seguramente sea mejor que dedicar muchas horas al estudio.

¿Qué es lo que más le demandan los alumnos?

Sobre todo, y es lo que buscamos, tener confianza y soltura en el manejo del idioma, en la conversación. En eso nos centramos. No se trata de hablar inglés con acento. Nunca lo vas a lograr al cien por cien, ni siquiera todos los ingleses lo consiguen. Lo que queremos es que los alumnos logren explicarse en inglés, conozcan los contextos adecuados para hacerlo y logren transmitir lo que pretenden a su interlocutor. El enfoque de las clases se centra en habilidades orales y de escucha donde buscamos la soltura y eliminar la inseguridad propia de hablar en otro idioma.

¿Usted qué rol asume en las clases?

Busco que el oído de los alumnos mejore cada vez más en la escucha. Si no defines bien lo que oyes puede ser muy doloroso a nivel laboral. Luego ejerzo como un coach, guío, incito… Trato de plantear situaciones de la vida real o entro en cuestiones culturales porque también es importante saber como comportarse y expresarse en inglés no sólo en los países de habla inglesa sino en aquellos que no lo son, pero en los que se deba hablar inglés para hacer negocios.

¿Quién aprende inglés de Gran Bretaña puede irse luego a California?

La base es la misma. Hay diferencias, obviamente. Por ejemplo a título de curiosidad: Business Center es inglés americano. En inglés de Gran Bretaña es Business Centre. Cuando lo veo a lo americano, que es lo que abunda en España, reconozco que me chirría un poco.

Dígame alguien que hable bien inglés.

El que mejor fama tiene es David Attenborough. Pruebe a escuchar alguno de los documentales que narra.

——————————————-

Los interesados en conformar el grupo de alumnos que recibirán clase con Barry Baguley en la sede de ASCEGA pueden consultar condiciones económicas con el propio profesor a través del correo electrónico info@barrybaguley.com o por teléfono o WhatsApp: 628 594 113. Los socios de ASCEGA tienen precios especiales.